caguas expressway 640x100

Chevy II SS del 1967 - V8 327-350HP - Una Combinacion Letal

1

Por lo general, cuando oímos de, o vemos un vehículo que ha sido restaurado y reconstruido para rendir tributo a una célebre combinación automovilística, pensamos en los Camaro COPO o los Yenko, en un Cobra, un Hemi-Cuda, un GTO, un Malibu y hasta un Mustang Boss, pero raras veces, de hecho, para este servidor de ustedes, nunca, nos encontramos con un vehículo como el que les presento en este reportaje. El vehículo tema de este reportaje, es una recreación exacta al mas mínimo detalle de un Chevy II sedan dos puertas SS L-79 con transmisión de 4 velocidades.

Para aquellos no familiarizados con este modelo, la respuesta es sí, la fabrica ofreció esta combinación en el 1967, pero son tan raros como un billete de tres, lo que hace de este auto, posiblemente el único de su naturaleza en existencia en estos momentos.

Como saben, el Chevy II fue luego bautizado con el nombre de Nova, y en sus comienzos fue orientado al mercado como un vehículo económico, pequeño (aun para los estándar de hoy en día), pero que por alguna razón, los ingenieros de Chevrolet decidieron desde el primer día que la caverna del motor debería ser suficientemente grande y ancha, para acomodar un motor V8 en el futuro. Coincidencia, visión o fortuna, quien sabe, pero la realidad es que el L79 es un verdadero 'muscle car", con las herramientas para batirse con el más poderoso de sus tiempos.

11

Cuando hablamos de un sedan de dos puertas, ya saben que nos referimos a un dos puertas con poste, siendo el "poste", lo que Detroit define como el "B pillar". Para que luciera original, la carrocería fue trabajada al extremo de reproducir un "fit" perfecto, dejando el espacio entre paneles, puertas y guardalodos a las dimensiones exactas de fabrica, algo por lo que el restaurador original de seguro pago con un ojo de la cara. El resultado final es un auto que parece que salió de la línea de producción esta mañana.

Todos los emblemas y "stickers" son correctos del modelo, incluyendo las banderitas Racing, los emblemas de 327 en los guarda lodos delanteros, el emblema de Chevy II de los paneles traseros y el cromo y varetas en general, de hecho, el cromo luce mejor que el original. Completan el "look" cristales y vidrios nuevos, focos nuevos, el acero inoxidable nuevo, en fin los componentes le dan la apariencia de acabadito de salir de la fabrica.

6

Un auto orientado al mercado de la high performance tiene que tener las mecánicas genuinas, y este Chevy II esta, "por el libro". El motor utiliza el bloque L-79 (codificado CE) y que se ofrecía en el listado GM Performance. Las tapas de bloque son de codificación 1967 y van en conjunto con el múltiple de admisión y hasta el carburador. Hasta los componentes internos del motor como los pistones, el eje de leva, las levas (lifters), etc., todos son los genuinos de fábrica para año y modelo. La combinación de componentes de motor, todos originales, alcanzan y certifican los 350 caballos de fuerza (idéntico al Corvette del mismo año), que la fabrica publicaba y reclamaba para la combinación L-79.

4

Al mirar el área del motor, vemos que la misma queda a nivel de vehículo de "concours", cada detallito, cada componente accesorio han sido atendidos. Bloque y tapas de bloque pintadas en "Chevrolet Orange", tapas de válvulas cromadas, filtro de aire cromado y las calcomanías que estipulan los meritos del modelo, todo original. Hasta el alternador es el correcto, pieza que utilizaba un 'dámper" de mayor diámetro para proteger el alternador de los altos márgenes de revoluciones que caracterizan los motores 'small-block" de Chevrolet. Para garantizar el performance, los modelos L79 no traían "power steering" de fabrica, solo la opción de frenos asistidos, necesarios para frenar este "animalito" cuando alcanzaba altas velocidades.

9

El chasis del auto fue igualmente restaurado, poniendo atención especial a los pisos el enchape de la tornillería y piezas metálicas y un sistema de escape de alto rendimiento que le brinda un sonido espectacular al Chevy II. Como era de esperarse, la transmisión de este vehículo es la pareja ideal del motor L-79, una Muncie M-21 de 4 velocidades, que le saca el máximo al motor 327. La potencia es transferida a las ruedas traseras vía un diferencial GM de 12 tornillos, lo que sugiere que el embrague es descargado sin piedad. Una barra de torsión robusta y frenos de discos da a entender que el dueño original tenía en su mente mucho más que la aceleración en línea recta.

Por supuesto, nada luce mejor en una combinación como esta como los aros originales de acero, pintados en el mismo rojo del auto, con los tapa bocinas pequeños y calzando una Firestone Deluxe Champion, 7.75-14, con la banda roja.

5

El interior del auto confirma la intención del vehículo, puro negocio, nada de frivolidades que añadan peso al auto, este auto tiene un solo propósito, que camine duro y sorprenda a cualquiera que no vea las banderitas del 327 a tiempo. Por otro lado, hay que admitir que la calidad del trabajo en el interior, tapicería, cromo, pintura, alfombra, etc. es de primera. Los materiales originales fueron localizados para efectuar el trabajo, al extremo de que las puntadas son idénticas al estilo original del auto.

7

Las consolas centrales solo añaden peso, por lo que la palanca Hurst que conecta la Muncie al conductor, luce solitaria frente al asiento. El panel de instrumentos no ofrece mucha información al conductor, de hecho, solo cuenta con el velocímetro y el reloj marcador de combustible y no tiene ni siquiera un radio. La única concesión al lujo es un deportivo guía terminado en grano de madera, este toque le da el aura de deportivo a un interior bastante sencillo. El baúl fue igualmente restaurado y luce igualmente sencillo. El área del maletero tiene la pintura "pecosa", la alfombra correcta y la goma de repuesta. Nada más!

8

10

Sin duda, el Chevy II con la combinación L-79 pasara a la historia como una verdadera arma secreta, pocos autos de su tiempo pudieron igualar una combinación similar de liviano peso, motor extra potente y un bajo costo, pero su apariencia blanda, cuasi familiar le resto en las cifras de ventas, por lo que hacen de este vehículo uno sumamente raro. Es posible, que si usted se encontrara con este Chevy II en la calle (particularmente en sus tiempos), no lo miraría dos veces, por supuesto hasta que lo deje atrás cuando tire su segunda velocidad. Probablemente los "muscle cars" de su era, con sus motores 389, 427, 396, 428, 440, etc. tendrían que pisar fuerte el acelerador y probablemente no sería hasta que alcanzaran una velocidad de 90 o 100 millas por hora que pudiesen alcanzarlo.

Autos con Luis Mariano siempre está en la búsqueda de autos pocos comunes para sus reportajes, si usted tiene uno, o sabe quien tenga uno, comuníquese a través de la dirección electrónica de This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

2

 

Promo 1
Promo 3

Promo 4

multi_ventas

Navegadores

Disfrute mejor de este Portal con:

icon-firefox icon-safari icon-chrome icon-ie

Lenguajes

Spanish English German Portuguese

Boletín

Reciba las últimas Noticias, Artículos e información en su email