caguas expressway 640x100

Pasatiempos Extremos Reune Interesante y Pintoresco Grupo de Hot Rods y Rat Rods

4

Fotografía de: Mark Smesdat & Luis Mariano

Pasatiempos Extremos ya se ha proclamado, por merito propio, como las más grande y popular feria de autos y vehículos especiales celebrada en Plaza Las Americas y en términos de asistencia, la más grande en el continente americano, incluyendo Norte, Centro y Sur America. No existe un evento automotriz bajo el techo de un centro comercial que ofrezca entrada, estacionamiento gratos y aire acondicionado que si quiera se acerque a los números de asistencia de ninguna de las ferias automotrices de Plaza Las Americas.

Esto establecido, entendemos que para efectos de Pasatiempos Extremos, uno de los grupos que siempre atrae y divierte, es el formado por la unión de vehículos de las filosofías de Hot Rod y Rato Rod. El evento celebrado a comienzos de agosto en Plaza, reunió un interesante y nunca antes presentado grupo de vehículos que simplemente tuvieron un sólido impacto entre los visitantes del centro comercial.

Con la excepción de un vehículo exhibido en el atrio central, fue el pasillo sur (pasillo que corre entre las tiendas de Old Navy y Macys, el que acomodo dicha exhibición. Para efectos de nuestro reportaje, daremos inicio con el vehículo exhibido en el atrio, del grupo de los Hot Rods, continuando con sus homogéneos en el pasillo sur, luego completando el reportaje con aquellos de la modalidad de Rat Rod. Les parece? Pues aquí vamos!

HOT RODS

La pick-up que aparece en este primer grupo de fotos pertenece al Ing. Manuel Martínez, quien es un ávido coleccionista de vehículos hot rod y de varios modelos de Corvette. Se trata de una Pick-Up Dodge Brothers de 1939, la cual mantiene su carrocería completa en lata, fiel a su diseño original de fábrica.

6

La lata de la carrocería es lo único original en este vehículo, habiéndole sido incorporado un motor V8 de 383 pulgadas cubicas de sobre 450 caballos de fuerza. Una moderna transmisión se encarga de enviar la potencia a las ruedas traseras, que descansan sobre una suspensión modificada y una manga de diferencial de “muscle car” con robustos ejes y sistema de tracción.

7

La caja de carga permanece en su tamaño y largo original, habiendo sido forrada de una nueva madera y las respectivas varetas cromadas que le dan terminación. Martínez selecciono aros de acero tradicionales, “Deep-Dish” cromados con el tapa bocina pequeño cromado también, muy característico de los hot rods de los cincuenta y sesenta.8

 

El uso de los guarda lodos originales, incluyendo los largueros o “running boards” le dan una apariencia muy conservadora, algo que complementa el estilo de fabrica de los focos delanteros y la parrilla, esta ultima adornada por la mascota original del “Carnero” (Ram) de la marca Dodge.

9

Del atrio central nos trasladamos al pasillo sur, exactamente frente a la tienda Lacoste, donde fueron acomodados los otros vehículos del grupo de Hot Rods.

47

Comenzaremos con otro Hot Rod tradicional, tratándose del 1927 T-Bucket de Carlos Reyes y Mayra Rodríguez. Su creador utilizo un “box frame” como chasis, muy típico de estos autos, al cual le instalo la suspensión típica de estos modelos, un eje rígido delantero asistido por dos amortiguadores convencionales y unos “radius rods” que llegan hasta casi la mitad del chasis, ofreciendo firmeza al tren delantero. En la parte trasera unas mangas modernas acomodan el diferencial que utiliza también unas barras de tracción ajustables en ambas esquinas. Una pareja de amortiguadores tipo “Coil-Over” hacen que el manejo sea un poco llevadero para el conductor y su pasajero.

37

Reyes utilizo una rara pero interesante combinación de motor para su Hot Rod, instalando un motor 6 cilindros de camión GMC/Chevrolet de 192 pulgadas cubicas. Este motor en particular se destaco mucho en sus tiempos, ya que ofrecía un “torque” superior aun al de muchos motores 8 cilindros de sus tiempos. Abriendo el “bore”/diámetro del cilindros unas 60 milésimas, el motor desplaza 302 pulgadas cubicas y casi 400 libras de torque.

El motor utiliza un múltiple de admisión para tres carburadores, que entre las trompetas y filtros, da la apariencia de un motor de 6 cilindros europeo de competencia. Un sistema de “headers” fabricados a la medida y equipados con el sistema de “Vaccum-Pac” ayuda a mantener el motor sellado y produciendo buen caballaje.

38

El interior es sencillo, un asiento completo o “bench-seat”, el guía de un Modelo A y un panel de instrumentos sumamente sencillo, con un tacómetro Sun y otro reloj punto! La palanca de la transmisión automática fue disfrazada para dar la apariencia de una de velocidades manuales.

40

Justo a su lado se exhibió un vehículo totalmente diferente, otra escuela de filosofía y la creación de un Hot Rod del nuevo siglo. Aunque el auto también utilizo la carrocería “T-Bucket” de un Ford de 1927 con su caja de carga recortada al mínimo, esta creación de Humber Chopper es un animal de otra especie.

10

El chasis de este hot rod, aunque mantiene la configuración básica de un Box-Frame, utiliza modernos componentes de suspensión que van desde un tren delantero especial cromado, con un “drop” de unas 3 pulgadas, asistido por una pareja de radius rods que llegan al comienzo de la carrocería. La suspensión trasera es completamente ajustable y diseñada para soportar la potencia del motor utilizado.

11

Hablando de motor, aquí se fueron con las grandes ligas, un motor Chevrolet V8 “Big-Block” con un manifold de aluminio donde monta un carburador Carter de 4 bocas, ignición y electrónicas modernas y un sistema de headers de escape afinados a la medida y forrados para mantener una temperatura al toque más baja. Amigos, el carro suena como luce, violento.

13

La carrocería sienta bastante bajita en el chasis, que en conjunto con el “drop axle” delantero, la suspensión traseras y gomas de bajo perfil le dan al auto un centro de gravedad bastante bajo, algo que contribuye favorablemente a la estabilidad del mismo.

14

El “look” final lo brinda su color negro brillante, guardalodos cortos en las cuatro ruedas, ruedas modernas pintadas también en negro, frenos de disco de alto rendimiento, el parabrisas de diseño y medida original y por supuesto, la capota de lona alta, típica de los hot rods de los cincuenta y sesenta.

12

En este mismo grupo de autos podíamos encontrar la Pick-Up Willys del amigo Ike Santana, un vehículo difícil de clasificar como hot rod o rat rod. La clasificación podríamos decir es muy subjetiva a la interpretación del que ve el auto y su concepto de ambas categorías de hot rod o rat rod.

42

Veamos, la pick-up le fue cortada la capota (chopped top), se le eliminaron los guarda lodos delanteros y los traseros fueron sustituidos por una pequeña pieza que impide que salpique el agua cuando llueve, se mantuvo el bonete original, pero la parrilla delantera fue modificada, añadiéndosele una pieza que le da una apariencia de de locomotora.

41

Debajo del bonete, el motor Willys paso a mejor vida, siendo sustituido por un V8 Chevrolet “Small-Block”, equipado con manifold de aluminio y un enorme carburador Holley de 4 bocas, en el cual monta un filtro que imita la entrada de un “supercharger”. Los gases de escape pasan a través de una tubería liviana hecha a la medida que es canalizada por debajo de la carrocería, y escapa frente a las ruedas traseras.

44

Un toque especial, algo que contribuye a su clasificación como hot rod o rat rod, es que la Willys fue pintada de un color verde chillón, pero cubierta con unas capas de “clear” mate. La capota, pintada en negro mate complementa y contrasta a la vez. El largo de la caja trasera de carga permanece a medidas originales.

43

Como ven, “una docena de uno y doce de otro”, lo que si podemos decir con certeza es que, la veamos como hot rod o como rat rod, todos estamos de acuerdo que la vemos como un interesante y muy especial vehículo.

RAT RODS

Bueno, llego el turno de los Rat Rods, y comenzaremos de este a oeste del pasillo sur, siendo nuestro primer vehículo la Pick-Up Ford F-100 de 1956 del amigo Isaac Oquendo de San Sebastián del Pepino. Esta unidad fue terminada poco antes del evento de Plaza y lucio muy bien. Tiene motor, transmisión y diferencial moderno, bien equipadito.

29

En el exterior, mantiene las líneas, varetas y emblemas originales, pero ha sido terminada en el negro mate que distingue ahora a los Rat Rods. Al frente la parrilla original, pintada en plateado, incorpora dos focos modernos de alta intensidad.

30

Por el lado podemos ver que los espejos retrovisor están fijados al poste delantero de la puerta de manera de ofrecer un buen ángulo de visión hacia la parte trasera y la caja de carga. En lugar de la visera típica de los autos de dicha década, Oquendo opto por una faja de tinte negra solida, algo que contribuye a la apariencia siniestra de la unidad.

31

Aunque al frente utilizo la defensa original de fábrica, en la parte trasera la pick-up utiliza una barra cromada de diseño moderno. La caja de carga es del largo normal y el piso fue revestido en madera y varetas cromadas. Podrán notar lo bajita que luce la guagua, siendo su altura reducida notablemente.

Acompaño a la Pick-Up de San Sebastián una unidad Chevrolet que mantiene una apariencia muy fiel al estereotipo del Rat Rod. La carrocería fue trabajada profesionalmente, siendo notable el espacio uniforme entre paneles y puertas, guarda lodos y bonete, caja de carga y guarda lodos traseros, etc. Por supuesto, luego de todo trabajado fue cubierto con pintura negra y la capa final en tono mate.

25

Es imposible el no notar la capota reducido o “chopeada” y el parabrisas hecho a la medida. El trabajo del corte y terminado muy bien hecho, no notándose los puntos de corte. El centro de gravedad es también más bajo que de fabrica contribuyendo no solo estéticamente, sino funcionalmente creando mayor estabilidad y manejo.

26

El frente de la Pick-Up es todo original, y en condición original no restaurada, algo que se hace obvio en la parrilla, el emblema Chevrolet y la defensa como tal.

El interior de la cabina es sencillo y rustico, incorporando varios temas como una especie de rejilla cubriendo el plafón, tablillas decorando y cubriendo áreas de paneles y puertas, dos “saddle bags”, uno en cada puerta, el asiento de banco de fábrica y una palanca de cambios larguísimas cuyo “handle” es una bayoneta. Todo muy creativo y muy a la Rat Rod.

27

La caja de carga es tamaño original, revestida en panel de madera y varetas sin ninguna otra decoración. Creando dos exhibiciones en una, el dueño de la Pick-Up Chevrolet exhibió una motora, por supuesto, Rat Rod también.

28

Completando el trió de las pick-ups, encontramos la Chevrolet C-100 de 1985 de Lali Muñoz, mi pariente de los Dirty Rotten Bastards. La pick-up de Lali lucio una pintura muy curiosa en color negro semi-mate con unos diseños que parecen “brochazos” en color rojo.

35

La parrilla y otros detalles fueron pintados en negro mate con toquecitos de rojo. Las defensas, espejos y manecillas exhiben el castigo del tiempo, moho que no es disimulado, por el contrario añaden a la apariencia del estilo Rat Rod.

33

La caja de carga acomodo una bicicleta y un velocípedo clásico y está decorada por una serie de rótulos metálicos de diferentes décadas clásicas. El interior, aunque no visible en esta fotos, muestra u sarape mejicano cubriendo el asiento original de banco.

34

36

Los próximos dos autos en línea fueron muy populares entre los visitantes de Plaza y la afición, cada uno representando el movimiento del “hot rod” en sus comienzos, ahora traducido a rat rod. Tomemos primeramente el Plymouth 1941 de Ramón Camacho, su exterior es prácticamente original del año y modelo, claro, menos la pintura lila mate.

15

El cromo de la parrilla, varetas y defensas ha sido mejorado sin que luzca sobre restaurado, manteniendo asi el “look” deseado de Rat Rod. Los aros pintados con las tuercas expuestas en color negro y las banda blancas anchas de la era.

16

El auto lucio todos los emblemas Plymouth del año y modelo, aunque estos en su mayoría fueron pintados de negro mate. Espectacular describe la apariencia de este auto.

19

Justo a su lado se encontró un clásico DeSoto, que aunque en su “look” de Rat Rod, no pudo disimular o esconder el porte y clase de un DeSoto. El contraste de la capota blanca, con un “rack” de carga, los aros de las ruedas en rojo y la banda blanca ancha define el estilo del auto y por si hay duda, noten los escapes laterales que salen directos del motor.

17

Los interiores del DeSoto lucen básicamente originales, claro, más los detallitos típicos de la filosofía Rat Rod.

El frente del DeSoto, aunque en su mayoría negro mate, incorpora dos luces modernas de niebla.

21

18

El último de los Rat Rods en el pasillo sur de Plaza lo fue un Chevrolet de comienzos de los cincuenta, con capota chopeada, desprovisto de toda vareta exterior, manecillas de las puertas pintadas en negro, pero en contraste, dos “hood-pins” cromados que aseguran el bonete.

22

El interior del Chevrolet luce un asiento de banco tapizado en contraste de negro y blanco, típico de los Rat Rods, la palanca de cambios se extiende casi hasta el techo, y el adorno final es el mingo de billar. El panel de instrumentos luce varias calcomanías de fabricantes de equipo especial de la era.

24

20

La exhibición de vehículos tipo Rat Rod fue completada con la exhibición de dos Volkswagen que sigan la modalidad y que estuvieron en exhibición en el pasillo interior de los “escalators” del atrio central. Los autos, uno de Waro Ramos y el otro de Guillermo González también llamaron mucho la atención por sus detalles y desorganizado diseño.

46

45

Autos Clasicos e Historicos y Autos con Luis Mariano TV felicitan a los muchachos de los Rat Rods y Hot Rods por su profesional presentación. Atentos a otros reportajes de otros de los grupos participantes en Pasatiempos Extremos 2014.

 

Promo 1
Promo 3

Promo 4

multi_ventas

Navegadores

Disfrute mejor de este Portal con:

icon-firefox icon-safari icon-chrome icon-ie

Lenguajes

Spanish English German Portuguese

Boletín

Reciba las últimas Noticias, Artículos e información en su email