caguas expressway 640x100

El Popular y Potente Motor LS de Corvette Habita en Vehiculos Muy Poco Usuales

1

Sin duda alguna, una de las primeras opciones consideradas por la mayoría de las personas en proceso de construir algún vehículo especial, es el popular y potente motor LS de Chevrolet. Encontramos el mismo en modificaciones de “muscle cars”, en los siempre populares hot rod y en vehículos tipo kit car con motor trasero, donde por lo general acoplan el LS a una transmisión de Porsche u otro tren de tipo transmisión diferencial.

De vez en cuando, nos encontramos con algo sumamente especial y poco usual, y este es el caso de los dos vehículos que les presentamos en este reportaje. Mike Meyers, un entusiasta automotriz con gran interés en los modelos Chevrolet Corvair, decidió que ese injerto sería interesante, por lo que decidió hacer el trasplante no solo en uno de sus modelos Corvair, sino en dos, dos modelos muy, muy diferentes en apariencia y generación.

14

Si uno preguntase a entusiastas Chevrolet cuál es su modelo favorito, de seguro muchos contestarían el Corvette, o el Camaro, o el Chevelle, el Nova y muchos los populares modelos Bel Air de los cincuenta, pero sin duda, encontraríamos otros que dirían que el Corvair es su favorito. El Corvair es un auto atractivo, único, poco común y muy simpático, son como los Volky, que uno los ve y la sonrisa a flor de labios es automática.

Mike Meyers es uno que forma parte de ese último grupo, y cuando de joven, a sus catorce años de edad, vio su primer Corvair, un modelo 1965, quedo prendado, infatuación que ha durado más de 5 décadas. A través de los años, Meyers acumulo una buena cantidad del idiosincrático automóvil, convirtiendo su almacén en un verdadero establo de autos Corvair.

Actualmente Meyers tiene diez Corvair en su colección, pero decidió que dos de ellos serian objeto de un interesante trasplante que los convertiría no solo en un auto interesante que tal vez no serian el terror de las pistas de aceleración, pero sin duda tendrían el respeto de todos.

4

La pasión por los modelos Corvair fue pasada a sus tres hijos, Mathew, quien tiene un Corvair 1966 de cuatro puertas con un motor ProCharger Chevrolet de 468 pulgadas cubicas que recorre el cuarto de milla en 9.69 segundos; Marc, dueño de una Corvan de 1963 y Marissa, quien posee un modelo Corsa de 1966 en condiciones originales.

Un Corvair en condición original es un vehículo especial en su propio merito, pero los Corvair de Mike Meyers no son el Corvair típico que vemos en una exhibición de autos clásicos. La guagüita 1962 es una de solo 3,716 fabricadas en dicho año y el modelo 1969 con la nueva y altamente modificada carrocería “G-Body” acomoda un motor ProCharger y una suspensión especial.

La Guagüita

Este vehículo, aunque su apariencia es básicamente fiel a su condición original, ha sido altamente modificada y donde antes habitaba el motor “flat-six” Corvair ahora solo hay un hueco y componentes de suspensión, y lo que antes llamábamos baúl o maletero, ahora es el hogar de un potente motor LS1.

10

La ignición, el múltiple de admisión y sistema de “fuel injection” son originales, las tapas de bloque pertenecen a un modelo LS1 de 2000 y el eje de levas es de Comp Cams, con .610 de alzada y 276 grados de duración. El escape es provisto por un juego de Hedman Husler Hedder instalados por Muscle Rods.

La potencia del motor es transferida a través de una transmisión 4L60E equipada con un convertidor de 3,600rpm y un cuerpo de válvulas y bandas B&M, que a su vez conecta a un diferencial GM 10 tornillos de un Oldsmobile 442 con una piñonería 3.73:1. Bien afinadito, el motor desarrolla unos 350 caballos de fuerza y transporta a la guagüita Corvair por el cuarto de milla en unos 12.4 segundos.

12

La suspensión delantera y trasera es la típica del modelo GM G-Body, actualizada con unas “sway bars” de Montecarlo SS. La única modificación a la plataforma original fue hacer espacio para los aros y gomas que Meyers selecciono para el vehículo. La guagüita utiliza frenos de disco delanteros y tambores traseros de estilo de fábrica. Meyers escogió aros Chevrolet Rally de 14x6” y 15x8” con gomas 185/65/14 y 235/60/15 para el auto.

En el interior de la guagua vemos butacas delanteras de Pontiac Grand Am y asientos traseros de un Dodge Colt Vista, adaptados para el modelo. El panel de instrumentos utiliza relojes Auto Meter y hasta tiene un sistema de sonido Sony Xplod.

13

11

La Bestia del 1969

La guagüita de 1962 fue desde un comienzo adquirida como un vehículo proyecto, con planes específicos, pero el Corvair de 1969 no. Originalmente el ’69 fue adquirido como un vehículo donante, cuyos componentes serian utilizados en otro Corvair de la colección, sin embargo, luego de vender un Montecarlo, decidió que podría restaurar ambos autos y así comenzó el proyecto del modelo 69.

Al igual que en la guagüita ’62, la única modificación a la carrocería original es la apertura de una entrada de aire para enfriar el motor que reside ahora en el frente del auto, pero una sola mirada al motor hace obvio el que este es un Corvair altamente modificado.

15

Apretadito entre los guarda lodos delanteros yace un motor Chevy LS de 2002 de 6.0 litros, equipado con tapas de bloque 317, el múltiple de admisión de un LS6 al cual se le adapto un juego de inyectores FAST. El motor utiliza un eje de levas de Comp Cams con .614 de alzada y 227 grados de duración.

8

Asistiendo a que el motor alcance su máximo potencial, Meyers utilizo un ProCharger D-1SC que levanta 9 libras de boost, lo que hace posible extraer 617 caballos de fuerza no a la volanta, sino a las ruedas traseras del Corvair.

7

Debajo de la carrocería encuentra uno la suspensión original delantera del Corvair G-Body, mientras que la suspensión trasera utiliza un sistema completamente custom que incluye “ladder bars” y amortiguadores “dual-coil-over” de Strange Engineering.

9

Se asegura de que la potencia llegue al asfalto mediante el uso de unas masivas y pegajosas gomas Mickey Thompson radial de drag en tamaño 255/60/15, mientras que al frente ruedan en aros de 15x4”.

6

Utilizando esta configuración, Meyers logro cronometrar un impresionante tiempo de 10.93 segundos para el cuarto de milla, donde cualifico en la segunda posición en la categoría “Daily Driver”. Más impresionante aun, es el hecho de que el Corvair rinde 18.8 millas por galón. Su mejor tiempo en el cuarto de milla ha sido de 10.72 segundos para los 1320 pies.

5

Posterior al reportaje Meyers instalo un sistema completo Strange con diferencial de 9 pulgadas, un “spool”, ejes especiales y una relación de 3.70:1 con la cual espera llevar el Corvair a un nuevo record de 10.50 para el cuarto de milla.

Si lo viera Ralph Nader que diría?

3

 

Promo 1
Promo 3

Promo 4

multi_ventas

Navegadores

Disfrute mejor de este Portal con:

icon-firefox icon-safari icon-chrome icon-ie

Lenguajes

Spanish English German Portuguese

Boletín

Reciba las últimas Noticias, Artículos e información en su email