caguas expressway 640x100

De una Pelota de Moho a un Super Carro de Auto Show - La Creacion de Alejandro Martinez Pabon

1

Fotos por Luis Mariano

Me parece que la afición de autos clásicos, antiguos y modificados no tiene una historia más increíble que aquí les presentamos. Una historia donde el afán y el entusiasmo de un individuo superaron todos los obstáculos imaginables incluyendo uno físico y real, la condición de deterioro del vehículo cuando Alejandro Martínez Pabon comenzó su proyecto.

Gracias a su meticulosa atención por los detalles, Alejandro fue creando un álbum que documenta lo que solo podemos describir como una hazaña, un verdadero acto de amor por una pieza automovilística. Sigan conmigo entonces esta interesante historia que podríamos describir como la novela, “Del Vertedero al Centro del Auto Show”!

18

Alejandro Martínez Pabon, natural de San Germán, no es el típico aficionado de autos. Su trayectoria a través de los años fue una extensión de los dotes y talentos que Dios le dio en el área de la mecánica, proyectada en sus diferentes proyectos a través de los años. Durante su larga afiliación a los vehículos de show, Alejandro fabrico un Corvette que recibió numerosos premios en eventos de show, y otra media docena de vehículos, todos ganadores y todos excelentes. Su profesión es fabricante y constructor, especializándose en la conversión de vehículos a carrozas fúnebres. Podría sonar morboso, pero fue precisamente la experiencia en construcción y fabricación de paneles y detalles de dichas carrozas, las que fueron puliendo sus destrezas para este, su más reciente proyecto.

Martínez adquirió un Chevrolet Fleetline (Torpedo) de 1950 por la monumental suma de cien dólares hace poco menos de 10 años. Se lo llevo a su taller y cuando lo vio con detenimiento cuestiono su decisión y su optimismo de poder restaurar semejante pelota de moho y pudrición. Las fotos que acompañan este reportaje dan fe de que no estoy exagerando con el uso de los adjetivos que describen la condición del vehículo ni de la cantidad de horas hombre que tomo el llevarlo a la condición que se encuentra hoy.

19

20

Cortando aquí, eliminando allá, fabricando paneles, pisos, creando un panel de instrumentos de un pedazo de guarda lodos, transfiriendo piezas y componentes de tres diferentes vehículos donantes, en fin un complicado trabajo de restauración y preparación.

21

No es lo mismo cortar, eliminar e instalar una pieza nueva, que tener que construir la pieza reemplazo ya que la misma solo existe en la mente y el dibujo del constructor. Cambia piezas es fácil, diseñar y fabricar, bueno, como dicen en la calle, “son otros veinte pesos”.

No fue hasta después de varios años de trabajo que se comenzó a ver destellos de lo que sería el auto. Los amigos de Alejandro lo visitaban y comentaban que, “estaba loco”, “que el proyecto nunca lo terminaría”, “que en que mente cabe trabajar en tremenda pelota de basura”, etc. Hoy en día, como el cuento de Jacobo Morales del niño que paso horas fabricando un tornillo mientras todo le decían que estaba loco, sus amigos orgullosamente dicen, “yo sabía que lo podías hacer”, “nunca tuve duda”, “eres un genio”! Pues parece que igual al niño del cuento de Jacobo, Alejandro los oyó, se volteo, y comenzó a trabajar de nuevo en su próximo proyecto.

22

Pero no nos adelantemos a la historia, bajos a que disfruten de las graficas que Autos Clasicos e Historicos y Autos con Luis Mariano TV tomaron para ustedes.

El auto que ven, el diseño que ven, nació en la mente de Alejandro quien según iba trabajando en el vehículo, formaba componentes y los unía al vehículo original creando un producto único, del cual lo único que no cambio fue su nombre original de “Rust Killer”.

23

El frente delantero fue construido en una sola pieza, y luego de montado, se corto para crear el bonete como luce hoy. El bumper o “bumper skirt spoiler” pertenece a un modelo Honda y la parrilla es de una Chevrolet Blazer. Los focos son de una Mini-Cooper, el resto de las piezas fueron formadas a mano por Alejandro en su taller.

3

24

El motor y transmisión fueron donados por un Pontiac Firebird, adaptados al chasis del Chevrolet de 1950, al cual se le instalo una suspensión y sistema de dirección totalmente moderna. La suspensión delantera es de Mustang II, unidad compacta y precisa para este tipo de conversiones.

13

14

El compartimiento del motor fue gustosamente adornado e una serie de relojes de monitoreo del funcionamiento del motor, idénticos a los que se encuentran en el panel de instrumentos, e incluyen tacómetro, reloj de temperatura del motor, presión de aceite, etc.

Los interiores son totalmente fabricados por Alejandro y ni remotamente se parecen a lo que tenia, debemos decir, no tenia el Chevrolet de 1950 cuando llego al taller de Martínez. Las butacas son de Pontiac Grand Prix, modificadas, cortadas y tapizadas para ajustarse al tamaño, estilo y color del vehículo.

9

10

El equipo de música es de primera calidad, pero lejos de utilizar los bajos necesarios para el “boom, boom” de la música popular de la juventud, el mismo cuenta con la fidelidad absoluta y necesaria para disfrutar de las melodías sinfónicas de Mozart, Beethoven y Wagner. “Que les parece, un hot rod sinfónico”?

11

12

El exterior cuenta con una apertura en el guarda lodo delantero que fue donada por el Firebird, una apertura creada por Alejandro en el panel trasero que permite enfriar los frenos traseros, doble antena al estilo de los cincuenta y el célebre personaje “Rat Fink”, creación del excéntrico y talentoso customizador de autos de los cincuenta y sesenta, Ed “Big Daddy” Roth.

5

6

8

15

Finalmente, la parte trasera del auto fue terminada utilizando una pieza de una Chevrolet Blazer, equipada con focos traseros de Corvette. Cuatro escapes cromados le dan el toque final a este singular “custom” de San Germán.

4

No cabe duda que este vehículo es especial y cuando conozcan a Alejandro Martínez Pabon, comprenderán que es especial porque su dueño y creador también lo son. Martínez es un carismático personaje que disfruta a plenitud de su vida, de su trabajo, de su familia, con quien comparte en los eventos y orgullosamente comenta sobre las aportaciones de cada uno, y finalmente un individuo que no ha perdido perspectiva de lo que es nuestra afición, de cómo llegamos adonde estamos y que siempre tiene tiempo para charlar con todo aquel que se le acerque a preguntar sobre su auto.

7

Martínez es un individuo humilde, agradecido del talento que Dios le dio, agradecido de su familia que lo respalda y dispuesto a dar la mano al que necesite consejo o ayuda. Su entusiasmo es contagioso y espero haber podido llevar a ustedes, mis amigos lectores, dicho entusiasmo mediante este reportaje.

16

La afición podrá ver el Chevrolet de Alejandro Martínez Pabon en Plaza Las Americas durante la celebración del evento de Pasatiempos Extremos a comienzos del mes de agosto.

2 

 

Promo 1
Promo 3

Promo 4

multi_ventas

Navegadores

Disfrute mejor de este Portal con:

icon-firefox icon-safari icon-chrome icon-ie

Lenguajes

Spanish English German Portuguese

Boletín

Reciba las últimas Noticias, Artículos e información en su email